Los tiempos actuales han sido testigos de cómo todos hemos acumulado deudas que nunca pensamos posibles. La crisis, la rebaja en los sueldos y las dificultades que atraviesan las familias hoy en día, han dado como resultado que el nivel de deuda e impagos haya crecido exponencialmente. Desde aquí queremos darte algunos consejos que quizás, con la ayuda puntual de préstamos online, encuentres útil para reducir tu nivel de endeudamiento, e incluso para eliminar todas tus deudas.

  • ¿A cuánto asciende mi deuda? Esto es lo primero que hay que determinar. Lo mejor es sentarse y hacer una lista de créditos vivos e impagos, así como de los intereses que pagamos o que se están acumulando como intereses de demora. En este momento, es importante localizar cualquier interés que destaque por ser demasiado alto y cancelar la deuda con la ayuda de los créditos rápidos online a menor interés.
  • Una vez hechas las cuentas, habla con un familiar o un amigo de gran confianza. El estrés provocado por las deudas a veces paraliza de tal modo que no se toma ninguna resolución. Está demostrado que compartir la situación con una persona ajena a la misma ayuda a superar ese miedo paralizante y permite afrontar la situación con mejor actitud.
  • Empieza a buscar un experto que te pueda ayudar a reconducir la situación. Hay numerosas empresas y asociaciones sin ánimo de lucro dedicadas a la gestión de deudas. Si conoces personalmente a alguien con la formación adecuada, mejor que mejor.
  • Negocia tus deudas. Algunas veces, es posible negociar el montante de las deudas si se paga el principal o parte de este y se establece un nuevo plan de pagos. El acreedor también está interesado en recuperar el dinero prestado, aunque no cobre los intereses o no vaya a recuperarlo todo. Con los minicréditos rápidos puedes hacer esos pagos y lograr un plan de pagos más acorde a tu situación financiera actual, además de condonarte parte de los intereses.
  • Elabora un presupuesto realista, apuntando los gastos fijos y cuánto puedes dedicar cada mes a saldar tus deudas. Cíñete a él y, si necesitas hacer un gasto puntual extraordinario, piensa que los minicréditos rápidos pueden ser una solución efectiva. A medida que las reduzcas, se reducirán también los intereses y probablemente debas reorganizar tu presupuesto.
  • Clasifica tus deudas entre esenciales y no esenciales. Nunca dejes de pagar cosas como la hipoteca, que podrían hacer peligrar tu hogar. Aunque algún mes no pagues el agua, puedes ponerte al día al mes siguiente.
  • Cambia la forma en que compras y consumes. Antes de adquirir algo de forma compulsiva, sobre todo si es de gran envergadura, analízalo con frialdad y empieza a ahorrar con antelación. Entre lo que tengas ahorrado y los préstamos online, podrás realizar esa compra que has meditado sin endeudarte en exceso.