En la vida hay momentos en el que los recursos económicos no bastan para llegar a todo y nos vemos obligados a solicitar un préstamo a nuestra entidad financiera. Uno de los principales requisitos que solemos tener en cuenta al solicitar financiación personal es el precio total que pagaremos por el préstamo. O dicho de otra manera, en los intereses que hay que añadir a la cantidad solicitada. Sin embargo, hay otros elementos que debemos tener en cuenta además del precio final. Hay que tener presente que los préstamos personales online son un modo idóneo para obtener dinero al instante aunque también hablamos de un producto financiero que hay que utiliza con responsabilidad y seriedad.

Qué debemos tener en cuenta para evitar el sobreendeudamiento:

Como acabamos de comentar, los intereses no lo son todo. También es importante tener en mente las siguientes premisas antes de pedir un préstamo personal:

1. Pedir solamente la cantidad necesaria

Evidentemente, mientras mayor sea la cantidad solicitada, mayor serán los intereses que genere. Por ello es esencias tener claro el dinero que vamos a precisar para nuestro proyecto o necesidades.

2. Comparar precios entre distintas entidades

Mientras más precios y condiciones conozcamos, mejor podremos realizar la elección más adecuada. Para ello hay que saber el tipo de préstamo personal más conveniente, la cantidad y los plazos de devolución con los intereses
3. A mayor plazo de devolución, mayores intereses

Otra de las cosas que hay que calcular bien es el plazo de devolución. Aunque es cierto que mientras más extenso sea éste, más cómodamente podremos afrontar las cuotas, también hay que tener claro que el total a reembolsar será más elevado mientras mayor sea el plazo de devolución.

4. Negociar con la financiera

Una de las mayores ventajas de las financieras online es su flexibilidad. Intenta negociar las condiciones de tu préstamo para que te resulte más barato. Un truco que (casi) siempre resulta infalible es presentar las condiciones de otras entidades para que nos las igualen o mejoren.

5. Tener muy claro que se podrá devolver el dinero en las condiciones pactadas.

El crédito personal está pensado para solucionar problemas de liquidez puntual o para afrontar proyectos de nuestro interés. Por tanto han de ser una ayuda y no convertirse en un nuevo quebradero de cabeza. Antes de solicitar un préstamo personal hay que considerar sinceramente si se podrá devolver en las condiciones pactadas. En caso contrario, lo más sensato es buscar otras vías de solución que eviten el sobreendeudamiento.

*ANUNCIO

6. Elegir una entidad especializada en el tipo de crédito que necesitas

En el mercado hay diferentes productos financieros y cada uno de ellos está creado para necesidades específicas: microcréditos, préstamos con ASNEF, préstamos sin nóminas ni avales, etc. En general, las compañías especializadas suelen ofrecer condiciones más ventajosas.

A la hora de pedir un préstamo personal, hay que ser consciente de que se tratan de productos que hay que saber utilizar con responsabilidad y seriedad. No hay que olvidar que la finalidad última es que sean una solución y no un problema añadido que conduzca al sobreendeudamiento o a la inclusión en los ficheros de morosidad