En la actualidad la consciencia sobre el dinero y cómo lo manejamos es algo que está muy presente en la mente de las personas, por lo que es común ver planeamientos y presupuestos mensuales para tener el mayor rendimiento del sueldo o el dinero en general que ingresa a nuestras cuentas.

Sin embargo, suele suceder en muchas ocasiones que necesitemos conseguir algo de dinero extra de manera rápida para solventar alguna situación inesperada, los motivos son muy variados, desde emergencias médicas que nuestro seguro no cubre; averías repentinas del coche; remodelaciones no previstas en nuestros hogares; entre otras cosas que nos pueden poner en la necesidad de obtener dinero rápidamente.

Existen distintos mecanismos para obtener dinero rápidamente, hoy en día uno de los más conocidos y difundidos es la adquisición de microcréditos o créditos rápidos, estos son financiamientos ofrecidos por entes crediticios privados. Estos créditos son otorgados por pequeñas cantidades, casi nunca superior a 1000 euros, con un período de pago corto, de entre unos 30 y 60 días, el proceso de aprobación de este tipo de créditos es realmente rápido, llegando a ser de tan sólo 30 minutos o incluso menos. Mientras que el papeleo necesario para solicitarlos es muy poco, y sólo hace falta rellenar los formularios que requiere el ente al cual se pide el crédito, un proceso realmente rápido en el que podrás estar en camino a obtener el dinero en 60 segundos aproximadamente al ser muy fácil de realizar.

*ANUNCIO

Este tipo de créditos son los ideales para salir de situaciones inesperadas y repentinas, que suelen agarrarnos con los ahorros bajos y siempre suceden en los peores momentos del mes donde no estamos tan económicamente estables, nos dan una solución momentánea rápida a estas situaciones. Si te encuentras en alguno de estos momentos inesperados, como sería la avería del coche la cual el seguro no cubrirá, o el pago de los artículos escolares necesarios para tus hijos o incluso para ti si sigues estudiando, también es común pedir estos créditos rápidos para el pago de facturas médicas.

Pedir estos créditos también es muy sencillo, ya que solo son necesarios pocos recaudos o requisitos, como lo serían el número del DNI, una cuenta bancaria con saldo disponible donde se acreditará el dinero solicitado, la cuenta debe estar a nombre de la misma persona que solicita el crédito, por último se debe ser mayor de 18 años para poder solicitar este tipo de servicios.

Los créditos rápidos cuentan con muchas ventajas, como lo sería precisamente su mayor atractivo y comodidad, que es la rapidez con la que son aprobados y entregados; el escaso papeleo que se pide para solicitarlos también representa una ventaja considerable, ya que las personas que no cuentan con un sueldo fijo o no entran en una nómina de pago pueden acceder a estos créditos con mayor facilidad que a un crédito bancario; las personas que se encuentran en listas de morosos también suelen optar por este tipo de créditos al ser más fácilmente asignados, también gran parte de los entes que otorgan estos créditos conceden la primera solicitud sin intereses, con el fin de captar mayor cantidad de personas.

Sin embargo, también cuentan con numerosos riesgos los cuales se deben de tener presentes al momento de solicitarlos, tales como el alto interés con el que son entregados, el tiempo limitado de pago, y el creciente interés por mora en caso de aquellos que no paguen en el período acordado, llegando a ser hasta de 1% por cada día de atraso en el pago. Todo esto se tiene que tener en cuenta al pedir un crédito rápido a un ente crediticio, siendo de gran ayuda solo si se tiene seguridad de que en el tiempo acordado para el pago del crédito se obtendrá el dinero para cancelarlo.

Entre los consejos más importantes que se le pueden dar a una persona que desea solicitar un crédito rápido están:

  • Que primeramente se debe hacer un análisis completo de los términos que plantea el contrato del crédito en el que se planea entrar. Aquí se verá explicado en detalle todo lo que es referente a el pago y los intereses con los que se manejara el crédito, también se presentan todas las obligaciones en las que se compromete el acreditado a cumplir.
  • La cantidad a solicitar debe ser una con la cual se esté seguro que se pueda pagar en el tiempo acordado, nunca se debe pedir más de lo que se necesita, ya que los intereses del crédito pueden representar un gran problema luego al momento de pagar, elevando considerablemente la suma que se solicitó.
  • El pago puntual del crédito es de gran importancia para lograr obtener un buen registro con el ente que acredita, así en cualquier otro momento de necesidad de otro crédito rápido se podrá tener mayor confianza por parte de estos, e incluso otorgar créditos de mayor cantidad.
  • Es recomendable también estar seguro de la necesidad de estos créditos, siendo ideales para emergencias o necesidades imprevistas, pero no para financiar estilos de vida extravagantes o caprichos momentáneos. Los créditos rápidos ayudan a superar momentos de necesidad, pero siempre se debe tener en mente el uso responsable de estos.

La mayoría de los entes que se encargan de entregar este tipo de créditos se encuentran fuera de las regulaciones emitidas por el Banco de España, al estas no ser parte de las entidades bancarias o financieras reconocidas por éste, por lo que las reglas y regulaciones que poseen estos entes son en cierta parte autoimpuestas. Debido a esto el Banco de España recomienda leer con atención las condiciones y obligaciones que son puestas por parte de estos entes crediticios al momento de la solicitud de un crédito rápido, al igual que cumplir enteramente con los pagos acordados para evitar un sobreendeudamiento.

Como hemos visto hasta ahora los créditos rápidos presentan una posible solución a los imprevistos que nos surgen en momentos de poca liquidez monetaria, poseen ventajas considerables como lo sería la rapidez con la que son asignados y los escasos requisitos que se piden, pero también cuentan con numerosos riesgos como el interés elevado con el que son dados estos créditos o el escaso tiempo de pago que se tiene para cancelarlo.