Para ser un buen empresario hay que tomar muchos riesgos y así obtener buenos beneficios. Siempre hay que ser cauteloso y consciente a la hora de invertir, ya que por una mala inversión o un mal desenvolvimiento se podría incurrir en una gran pérdida, cosa que no se quiere, ya que buscamos es obtener los mejore resultados favorables posibles.

Los empresarios que triunfan solo asumen riesgos calculados de obtener perdidas o ganancias al realizar operaciones comerciales en un mercado en el cual ya se ha estudiado, donde hay que señalar las necesidades y trabajar para satisfacer las necesidades del conglomerado.

Una de las preguntas más importante que se debe hacer es: ¿Tiene usted las características o las aptitudes, necesarias para triunfar como empresario? ¡piense usted muy honestamente y discútalo con una persona cercana!

¡Fijarse objetivos y metas!

Hay que trazarse metas y objetivos para motivarse y, a la vez organizarse para luego disfrutar de los resultados, ¡trazarse objetivos más elevados para una satisfacción tanto personal como empresarial!

Si su ambición en cuanto a empresario se reduce solo a ganar dinero de manera rápida, tiene que replantearse sus ambiciones. Pero si tiene en mente objetivos no estrictamente financieros, si no que incluyen consideraciones tales como llevar un estilo de vida determinado y alcanzar ciertos logros, puede que quiera replantearse tomar una carrera de empresarial a largo plazo.
¡Tener ideas creativas!

La mayoría de los empresarios que triunfan son personas que han dado una mejor atención o servicio a un mercado el cual ya estaba existente. ¡No se necesita reinventar nada, pero si ser capaz, o al menos tener el propósito!, para encontrar formas de hacer mejor las cosas y hacerle saber al cliente de una manera más creativa que hay un producto que vender en el mercado y que ¡usted lo tiene!

¡Tener mucha confianza en sí mismo!

Usted como empresario, será quien tomará las decisiones en su empresa y de esto requiere tener confianza. Confianza tanto como para tomar la decisión adecuada, como para estudiar a fondo acerca de tomar una decisión en la cual no se esta tan seguro. La diferencia que determina a una persona exitosa es que maneja correctamente su aptitud en una decisión equivocada.

Hay que estar consciente de que todas las decisiones que se toman no van a ser acertadas, por eso se tiene que sacar lo bueno de los resultados erróneos. (Aunque la decisión de hoy fue errónea la de mañana será acertada, teniendo confianza en sí y tomando en cuenta la experiencia).

¡Los empresarios que triunfan tienen mucha firmeza!

La mayor parte de nosotros hemos fracasado un sin número de veces, pero pocos seguimos intentándolo hasta lograr el objetivo. Una pregunta interesante, ¿Está decidido a insistir por centésima vez, después que le han rechazado 99 veces?

La respuesta del empresario que triunfa no es simplemente ¡SÍ!, sino ¡SÍ, pero con un método distinto! Si une la firmeza con la creatividad, lograrás el éxito la centésima vez. El mundo esta lleno de personas que pudieron haber logrado llegar a ser grandes empresarios, pero por algunas decisiones erróneas no decidieron seguir intentándolo y abandonaron su lucha y sus sueños.

¡Aptitud como empresario!

Tómese su tiempo para examinar sus ocupaciones anteriores antes de decidir si el camino empresarial era para usted. Contemple que es lo que le produjo mayor satisfacción y el mayor disgusto ¿con qué tipo de cambios en sus responsabilidades ha disfrutado más?, ¿Cuándo se ha sentido más satisfecho con su trabajo?, ¿Cuándo ha sido para usted el reconocimiento más importante de sus esfuerzos?, ¿Qué es lo que le ha producido mayor frustración?

El objeto de estas preguntas es tratar de averiguar si ha estado haciendo lo debido. A muchos nos han obligado a las circunstancias a seguir una determinada carrera, sin que hayamos podido elegir. Puede que trabaje en contabilidad y que, sin embargo, en su mayor satisfacción se haya producido cuando le han colocado en un puesto en el que tenia que ocuparse de solucionar problemas interpersonales en su organización. Es muy posible que se le haya desarrollado una mentalidad acorde con lo que se supone que tiene que hacer, en cuanto a lo opuesto a lo que desea hacer y a lo que se le da mejor.

*ANUNCIO

¡Lugar adecuado!

Es hora de buscar un lugar adecuado que le permita desarrollar sus cualidades, si lo que le gusta es ejercitar unas cualidades específicas, considere un oficio o profesión que le permita crearse el entorno en el poner práctica lo que sabe.

Si le gusta trabajar con personas, considere un espacio que le permita dirigir personas y tener responsabilidades sobre ellas , aunque la escasez de capital limitará el número de personas que contrate para ello, una buena forma de incrementar personal seria el de comparar, en tal sentido comparar productos con la competencia dar mejor calidad para la venta y ahorra las ganancias para así poder contratar mayor personal para la empresa y hasta poder ser dueño de un cierto numero de negocios de distribución al por menor, fabricantes de múltiples productos para el mercado o proveedor de un servicio con muchas facetas.

Si se siente obstaculizado para poner su instinto creativo a trabajar, elija un entorno que se fundamente en las ideas. Puede que le atraigan los negocios de promoción (publicidad, diseño, comercialización o experiencia de ventas individual) si eres una persona que no te gusta que te digan lo que tienes que hacer, o como lo tienes que hacer, y no te gusta trabajar con otros es mejor que consideres un entorno donde puedas tener total autonomía, tal como el de inventor, escritor, artista plástico o vendedor de correspondencia.

Una llamada de atención para cuando reconsidere su pasado: si se da cuenta de que se ha hecho dependiente de las pagas y complementos regulares de un patrono considere oportunidades de negocios a tiempo parcial que le permitan seguir con su empleo hasta que se eleve su nivel de confianza.

Si luego de que leyó esto, entiende que su problema se reduce netamente a su disponibilidad de dinero para empezar a ser un empresario, lo mejor es comparar los diferentes tipos de créditos en el mercado y optar por el que más se ajuste a sus necesidades.