Las finanzas personales de las personas que han optado por prescindir de una vida en pareja y disfrutar de su soltería, merecen una guía práctica para descubrir y controlar sus aspectos positivos y negativos.

Antes de nada, lo primero que hay que tener en cuenta es que, independientemente de que vivamos solos o en pareja, una buena gestión de las finanzas personales nos ayudará a vivir más tranquilos y a poder afrontar los imprevistos del día a día sin sobresaltos.

Algunos de los elementos que mejor caracterizan a los singles en el terreno financiero son los siguientes:

*ANUNCIO
  • Menos responsabilidades: Las personas que viven solas, no tienen reseponsabilidades familiares, prefieren vivir de alquiler (por lo que no pagan hipoteca), y no deben afrontar gastos fijos como colegios, ropa, atención sanitaria infantil, cesta de la compra para varias personas, etc.
  • Al tener menor nivel de gastos, su poder adquisitivo es mayor y sus deudas, menores.
  • Poder de decisión: No hay que consensuar cada gasto o hacer valer su opinión ni sus decisiones.
  • Menor nivel de ingresos: En las parejas, ambos aportan un sueldo y pueden dividir los gastos.
  • Ventajas especiales: Los solteros menores de 35 años suelen tener sustanciosas ventajas financieras.

Para un soltero, la gestión de sus finanzas tiene ventajas e inconvenientes:

Inconvenientes:

  • Dificultad para llevar un control de ingresos y gastos. El control financiero es esencial para todas las personas, ya sean casados o solteros. A una persona que vive sola en general le cuesta más adaptarse a una rutina y horarios y controlar sus gastos.
  • Resistirse a las compras compulsivas. Las personas que viven solas pueden tener mayor dificultad para no actuar de forma compulsiva y resistirse a la tentación de gastar el dinero en cosas que realmente no necesitan.
  • No pensar en el futuro. Un joven que vive solo, suele vivir al día y el momento de la jubilación o la de tener responsabilidades, ahorrar etc, le parece muy lejana. Ante una falta de liquidez puntual, no tienen problemas en solicitar un préstamo personal por internet sin necesidad de dar explicaciones a nadie y cada vez que lo necesite.
  • Relaciones sociales: En general las personas que viven solas hacen mayor vida social que las que viven en pareja: compras, salidas al cine, a comer o a cenar, locales nocturnos, viajes, etc, con el consiguiente gasto que todo ello supone.
  • Imprevistos: El hecho de vivir un poco al día hace que los solteros tengan menos predisposición al ahorro, con el consiguiente peligro que ello implica ante una enfermedad o un revés económico.

Ventajas:

  • Mayor capacidad de ahorro.
  • Mejor acceso al crédito, sobre todo, si se dispone de un trabajo fijo.
  • Menor nivel de gastos. Al vivir solo, es posible alquilar una habitación en lugar de una casa completa, ya que la necesidad de espacio es mucho menor. También se puede prescindir de gastos como la compra de un coche u optar por un modelo más pequeño y económico.
  • Capacidad de inversión. Es el momento perfecto para invertir sin demasiados riesgos ni sacrificios.

Llevar un control de las finanzas es fundamental para vivir tranquilos y sin sobresaltos tanto si vives solo como si tienes una familia.

¿Vives solo y llevas tus cuentas financieras al día? ¡Cuéntanos tus trucos para mantener el control!