Cuando nos referimos a los ingresos de dinero, estamos haciendo acotación a una gran gama de temas al respecto, y es obvio, todo aquello relacionado con las sumas monetarias, significa que cada procedimiento debe ser muy meticuloso, puesto que es un orden al que solemos estar atenidos. Es delicado hablar sobre inversiones con cualquier persona, de hecho, todos nosotros nos abstenemos de hacerlo porque no encontramos confianza con la humanidad, y nuestra condición de humanos; razonable e intelectual, nos enciende una alarma limitante de palabras, por el mismo hecho de intentar preservar la seguridad. Esta es una de las razones por las que nuestros grupos sociales suelen ser reducidos.

EL ENTORNO Y LA PROTECCIÓN

Para nadie es un secreto que vivimos en un mundo con personas peligrosas, y desafortunadamente, pueden estar más cerca de lo que creemos. Si a esto le sumamos dinero, podríamos tener un gran porcentaje a nuestra disposición de robos de bienes y muchos otros delitos relacionados con asuntos monetarios. ¿Cuáles son las mejores medidas preventivas? existen dos soluciones; ambas están relacionadas entre sí: el entorno y la protección. Para al ambiente externo, podemos comenzar por la evaluación y el criterio personal de los factores que rodean a nuestra inversión, en este caso, evaluar el lugar donde se encuentra, y para ello, lo más recomendable es hacer un estudio sociológico, esto determina no solo el público que pueda comprar, sino los que están alrededor del establecimiento. Las opciones para delinquir pueden variar según las poblaciones, y obvio, algunas son más propensas a cometer estos actos que otras.

*ANUNCIO

Dijimos que una acción conlleva a otra, y aquí aparece la protección. Las medidas preventivas son necesarias para velar por la seguridad y estabilidad de nuestros recursos, y podemos revisar qué tan efectivas pueden ser dependiendo de los resultados a lo largo de los años. Mientras menos expuestos se esté al peligro, las posibilidades de accidentes como robos, van desapareciendo. Implementar sistemas de seguridad o de vigilancia logra darnos un poco de tranquilidad, que es necesaria para nuestra integridad. Trabajar o hacer negocios bajo la incertidumbre de que no nos dan ciertos tratos, puede traer consecuencias adversas para nosotros en el futuro.

Los sistemas de vigilancia y seguridad deben ser óptimos, ya que nuestra inversión personal depende de su calidad. Estos son gastos que debemos asumir con toda responsabilidad, sabiendo de cuáles son todos los escenarios a los que podemos estar sometidos. Aunque hay personas que crean que estas medidas son exageradas, la prevención es el mejor regalo que podemos tener. Al igual que los métodos de seguridad usuales, como las cámaras de vigilancia, hombres para cuidar los espacios de nuestros proyectos, entre otros, esta responsabilidad también recae sobre nuestra selectividad para elegir a las personas que se encarguen de administrar nuestras inversiones. Por eso, el reclutamiento de empleados debe ser muy riguroso.

La seguridad es un tema delicado y puntual, pero que nunca debe pasarse por alto, ya que puede traer efectos muy adversos e impensados, y todas las pérdidas relacionadas con dinero, son difíciles de recuperar.