Considerando los problemas financieros que la mayoría de los españoles estamos experimentando desde el comienzo de la crisis, es inevitable recurrir a préstamos de vez en cuando. A menudo, atravesaremos situaciones inesperadas que acarrearán gastos imprevistos en nuestros presupuestos. Como todos sabemos, al solicitar un préstamo bancario tradicional, el banco nos exigirá un aval, ya sea tener empleo fijo o una propiedad a nuestro nombre. Sin embargo, dadas las circunstancias en nuestro país, muchas personas carecemos de empleo fijo y trabajamos como autónomos, lo cual impedirá que tengamos un aval disponible. Para estas situaciones podemos recurrir a préstamos sin aval.

¿En qué consisten los préstamos sin aval?

Estos préstamos, tal como lo indica su nombre, son créditos que no exigen que el solicitante presente un aval que demuestre su condición laboral actual a la entidad financiera para solicitar el préstamo. Este tipo de créditos rápidos sin papeles es ideal para personas que no posean un empleo fijo, no tengan propiedades propias a su nombre o que se desempeñen como trabajadores autónomos. Evidentemente, este tipo de crédito presenta un riesgo monetario extremadamente elevado para la entidad financiera que lo tramita, así que sus tasas de interés son mucho más elevadas que las del préstamo bancario tradicional, alcanzando un 25% del TAE. A pesar de esa desventaja, estos préstamos sin aval se han hecho extremadamente populares pues se tramitan rápida y fácilmente, requiriendo únicamente un documento de identidad válido.

*ANUNCIO

¿Qué beneficios otorga un préstamo sin aval?

El empleo fijo en España actualmente se encuentra escaso. Cada día, la población de trabajadores autónomos aumenta más y más. Lamentablemente, los préstamos bancarios tradicionales exigen que el prestatario posea un aval que demuestre una condición laboral estable, para reducir los riesgos de estas transacciones. A pesar de esto, muchas entidades financieras han optado por ofrecer este tipo de préstamos, para incluir a este sector de la población que también tiene necesidad de solicitar préstamos, los beneficios de estos créditos son los siguientes:

  • Son créditos rápidos sin papeleo, es decir, se tramitan entre 24 y 48 horas, y solo exigen un documento de identificación válido para verificar la identidad del prestatario.
  • Están diseñados especialmente para personas cuya situación laboral no sea constatable, ya sea por carecer de contratación fija donde labora o por ser un trabajador autónomo.
  • Por su velocidad y su sencillez para tramitarse, es ideal para resolver imprevistos.

Por supuesto, como se mencionó anteriormente, estos préstamos representan un riesgo bastante elevado para las entidades financieras, por lo cual su tasa de interés tiende a ser muy alta, ya que esta funciona como una garantía monetaria a largo plazo para dicha entidad. Por este motivo, es recomendable que el prestatario, a pesar de no poseer un aval, esté seguro de que podrá cumplir con las fechas de pago y demás condiciones del servicio. Aun así, estos créditos rápidos sin papeles son recomendables si tienes cierto grado de seguridad financiera, aunque carezcas de un aval que lo demuestre. Tómalo como una opción a ser estudiada con detenimiento, no para ver si es conveniente o no, sino para asegurarte de lo recomendado.