En la vida diaria, no siempre contamos con dinero en efectivo para afrontar los gastos del día a día. Por eso, algunas modalidades de financiación instantánea como pueden ser los préstamos online (llamados también mini créditos rápidos), o las tarjetas de crédito o débito, se han convertido en algo habitual entre los consumidores. Las tarjetas de débito permiten realizar transacciones sólo en el caso de que haya dinero en la cuenta bancaria. Éstas son emitidas por las entidades bancarias y cajas de ahorro y crédito controladas por la SBIF.

Concepto general

Una tarjeta de débito es cualquier tarjeta con la que se puedan realizar pagos con el dinero que el usuario tenga en su cuenta corriente en el banco o en una cuenta de ahorro a la vista.

La diferencia sustancial entre la tarjeta de crédito y débito es que en la de débito solo se pueden realizar transacciones si hay dinero en la cuenta mientras que en la de crédito las transacciones se realizan gracias al dinero que el emisor de la tarjeta cede a crédito al propietario de la misma.

Obtener dinero instantáneo como puede ser a través de las tarjetas o los préstamos rápidos online y devolver las cantidades de forma aplazada es algo cada vez más habitual. Se calcula que en la actualidad hay unos 17 millones de tarjetas de débito, que normalmente se usan para realizar pagos en comercios o en establecimientos de servicios dotados con dispositivos que posibilitan realizar dichas transacciones online.

Al realizar los pagos mediante esta modalidad, las cantidades por las compras o servicios se descuentan automáticamente de la cuenta corriente del propietario o titular de la misma y pasan a la cuenta de la persona o empresa a la que se está efectuando el pago.

Para poder realizar un pago se deben dar dos condicionantes:

*ANUNCIO
  1. Que se autorice la transacción mediante la validación de seguridad del sistema
  2. Que en la cuenta bancaria del dueño de la tarjeta existan suficientes fondos para efectuar los pagos.

Tanto las de crédito como las de débito se llaman tarjetas porque son dispositivos de plástico, de tamaño similar al de las tarjetas de visita, en las que aparecen los siguientes datos:

  • el nombre y v
  • número de identificación de la tarjeta
  • nombre y apellidos del titular
  • fecha de caducidad de la tarjeta (mes y año)
  • banda magnética que contienen la información con los datos identificativos del propietario.

En nuestro país, los bancos o entidades emiten tarjetas de débito con las que se puede a la vez retirar dinero o realizar operaciones en los cajeros automáticos.

Los préstamos rápidos o las tarjetas de crédito y/o débito, son modalidades de financiación que permiten obtener liquidez instantánea para realizar pagos de forma puntual o habitual.