¡Los préstamos rápidos te ayudan a vivir con mayor tranquilidad! Hace tiempo que la época en la que los bancos daban créditos sin límite pertenece al pasado. En la actualidad es infinitamente más complicado (por no decir imposible), acceder a la financiación bancaria a la hora de afrontar los gastos inesperados que excedan nuestras existencias de liquidez. ¡Por suerte hay otras maneras de solventar este tipo de situaciones de forma ágil y rápida!

Hoy en día las financieras online han sustituido en buena medida a las entidades bancarias a la hora de otorgar financiación. Los llamados créditos rápidos están especialmente creados para cantidades de poca cuantía y plazos de devolución muy cortos. Esta novedosa modalidad de créditos rápidos es realmente útil para obtener liquidez instantánea con la que afrontar los gastos imprevistos del día a día o ¿por qué no?, ¡para disfrutar de un bien merecido capricho!

Pero al igual que ocurre con cualquier otro producto financiero, antes de acogerse a alguna de las múltiples ofertas que existen en el mercado, conviene examinar con detenimiento las ventajas e inconvenientes de este tipo de soluciones alternativas. Un buen conocimiento del producto evitará que nos encontremos con sorpresas no deseadas.

*ANUNCIO

Ventajas de los créditos rápidos

Rapidez

No hay duda de que la rapidez en la tramitación, concesión y disponibilidad de la cantidad solicitada, son algunas de las principales bazas de los préstamos rápidos. Aunque son muchas las entidades financieras que aseguran que el solicitante podrá disponer de su dinero en cuestión de minutos, lo cierto es que esto no siempre es así. En general el plazo de 24 o 48 horas para tener en la cuenta la cantidad solicitada suele ser bastante habitual. Con todo, es mucho más ágil que solicitar el préstamo en un banco convencional.

Facilidad de tramitación

Otra de las grandes ventajas de los préstamos rápidos es la facilidad de contratación. En general se solicitan muy pocos requisitos e incluso se conceden sin necesidad de avales ni garantías. Esto es posible porque al tratarse de cantidades relativamente pequeñas el riesgo es menor. Hay que tener en cuenta que este tipo de préstamos están pensados para cubrir necesidades de liquidez puntuales para afrontar pequeños pagos que no necesitan ser justificados, como por ejemplo, la factura del taller o la compra de un pequeño electrodoméstico.

100% online

Otro de los puntos destacables de los préstamos rápidos es el método de contratación. En general todo el proceso de tramitación es completamente online. Desde la web se pueden realizar los trámites y encontrar toda la información necesaria, desde cualquier lugar.

Transparencia

Al tratarse de una operación online con unas condiciones que el mismo solicitante establece y acepta, la transparencia está garantizada. Al realizar el contrato, el proceso se hace con total conocimiento y aceptación de las condiciones.

Comodidad

Los préstamos rápidos online pueden tramitarse a cualquier hora y en cualquier lugar ya que al tratarse de una operación completamente online, no hay que depender de horarios ni de desplazamientos innecesarios.